• Fernando Segovia

SOLO PIERDE EL BÁSQUET

Actualizado: ago 20


En Doble y Falta opinamos acerca de los cambios que pretende implementar la Confederación Argentina de Basquetbol para el próximo Torneo Federal.


Parece un hecho que en la próxima temporada habrá un nuevo Torneo Federal de Básquet, teniendo en cuenta los cambios que pretende realizar la actual dirigencia de la Confederación Argentina de Basquetbol, comandada por Fabián Borro. Pero los términos nuevo y cambios no siempre significan cosas positivas para el futuro cercano, mediano o lejano.


A veces, como en este caso, modificar aspectos de una estructura bien organizada como la del TFB provocan retrocesos que implican consecuencias perjudiciales para el propio básquet argentino. La idea de la CABB es unificar La Liga de Desarrollo de la Liga Nacional y el Torneo Federal, pasándose a llamar Liga Federal de Desarrollo, con el objetivo de darle mayor proyección a los jóvenes y reducir costos económicos. Para eso, las Fichas Mayores pasarían de seis a cuatro, habría seis Fichas U21, y el resto estaría ocupado por juveniles.


La idea suena muy atractiva en principio, sin embargo, hay ciertas contradicciones dentro de la misma: si se pretende darle minutos a los chicos, ¿por qué se incluyen a los equipos de Liga de Desarrollo en vez de que esos jugadores sean prestados a conjuntos del propio TFB y tengan roce contra jugadores experimentados?, ¿realmente los clubes achicarían el presupuesto, considerando que tendrían que costear gastos de contrato, vivienda y comida para los chicos? Además, ¿por qué el cambio tiene que ser de forma brusca y no progresiva?


Si se toma en cuenta que en la campaña 2019-2020 compitieron 74 equipos y se quitan dos Fichas Mayores, 148 jugadores perderían sus fuentes laborales. Esto no sería para nada favorable no solo para los basquetbolistas y los clubes, sino también para el propio campeonato porque bajaría notablemente de nivel y se tiraría a la basura todo el trabajo que se hizo durante los últimos años para tener un torneo organizado, de gran calidad y seguido por el público de todo el país.


En un contexto negativo para el básquet nacional debido a la pandemia de coronavirus, querer transformar a un certamen profesional en uno que se asemeje a uno amateur no tiene sentido por donde se lo mire. Es complicar aún más la situación de los clubes y

acelerar el proceso de desarrollo de los jóvenes sin obtener buenos resultados. Entre tanta incertidumbre, lo único que queda claro es que el Torneo Federal no le interesa a la Confederación en lo más mínimo.


Por Fernando Segovia


Fotos: Prensa CAO


TAGs:

#OPINIÓN #TORNEOFEDERAL #DIVISIÓNENTRERÍOS #CABB #DIRIGENTES