EL VERDE AGUANTÓ Y SE LO LLEVÓ